La permacultura es mas que solo plantar, manejar excremento y producir comida orgánica.

La permacultura es mas que solo plantar, manejar excremento y producir comida orgánica.

Los permacultores a veces olvidamos o no nos damos cuenta que el hacer permacultura, no solo es crear “swales”, crear “food forest” (bosques de comida) reverdecer tierras, plantar arboles, manejar recursos y si el pato se come las plagas de las acelgas. Eso lo puede hacer cualquier persona con una pala, una libreta, una pc y una pluma.

Si hay algo muy claro que aprendí de leer a Masanobu fukoka, las obras de Mollison y escuchar a Beethoven es: que no es realmente importante lo QUE haces, ni CON QUE o CUANTO lo haces, Y ni siquiera COMO lo haces. Lo que realmente importa es …POR QUÉ.

El porque lo haces lo más importante que todo.

El porque es lo mas vital ya que desde ahi se gesta el, como, cuando, con que, para que, etc.
No es lo mismo buscar crear un sistema permacultural o un habitat autosustentable con el fin de verle terminado o simplemente disfrutar el proceso de crearlo. No es lo mismo crearlo para disfrute personal o general, por ganar dinero o por reverdecer la tierra. No es lo mismo servir a la tierra por el gusto de servirle y aprender de ella, que servirle para que le sirva a uno.

Simplemente no es lo mismo.

El porque tiene un impacto directo sobre la manera en COMO hacer tal o cual diseño y el diseño en si mismo, pues dependiendo del porque, se desprenden las prioridades de la obra o el diseño. Esto mismo determina los medios, recursos y energía necesaria para realizar el diseño y por lo tanto todo lo demás.

Hay muchos tipos de hacer permacultura:

Ser un permacultor de la cabeza es ser, calculador, sobreanalizado, rígido, poco arriesgado, lento, burocrático tanto mental como físico, en otras palabras es una gran biblioteca de miles de datos pero tan pesada, complicada y difícil de operar, que resulta incluso aburrido hacerlo, por eso que muchos científicos de “ciencia dura” no les pase ni por la cabeza la exploración espontanea y libre de la naturaleza. Es por ello mismo que al no poder ver, comprender y medir algo (no poder comprenderlo y por ende “dominarlo intelectualmente” ) simplemente no le presta atención o lo estandariza.

Ser un permacultor del dinero es simplemente ser una prostituta pero con hojas al estilo eva en vez de usar falda de poliester que se perfuma con aceite de pachouli en vez de perfume Channel.

Ser un permacultor sirviente es actuar motivado por buscar aliviar los padecimientos del medio ambiente y arreglar los desbalances ocasionados por el hombre, eso es ser un permacultor sacrificado y un sirviente de la tierra.

Ser un permacultor de papel es aquel que realiza la tarea de idear conceptualmente un sistema e incluso con ello crear arte, pero un arte funcional, bello y útil. Si no es útil su diseño es solo un artista caprichoso y egocéntrico.

Ser permacultor del corazón, es estar conectado directamente con la naturaleza, ósea la fuente de todo lo que le rodea. El permacultor que escucha y diseña desde el corazón, realmente crea. Cual es la diferencia que hacer y distingue a una manera de hacer permacultura de otra? El PORQUE es lo que lleva a ser un permacultor del corazón y lo distingue del que solo acumula datos pues el permacultor del corazón  puede escuchar directamente el lenguaje de la naturaleza y restaurar tanto el desbalance presente en la naturaleza como el que existe en el corazón de sus hermanos.

En mi opinión, la Permacultura es la palabra que se usa para describir no solo una ciencia del diseño, si no a un estado de ser, donde se buscan las conexiones mas que los usos, donde el diseño busca la evolución de si mismo y donde el resultado mas que ser una obra pintada con colores a base de aceite o la computadora, pinta con aves, con tierra, agua, fuego y aire en algo que respira y se siente.

Por ello insisto en que hacer permacultura no es solo buscar ahorrar agua, desarrollar autosuficiencia, sostener vida, etc. Hacer permacultura es un estado de ser.

Espero esto alguien día sea leído por las generaciones de futuros permacultores, para que puedan ser mas capaces y útiles que sus antecesores.

Sinceramente

Rodrigo Lañado “El Hombre de Maíz”

Leave a Reply